viernes, 22 de junio de 2007

Bandera y escudo de Suiza

Con anterioridad al siglo XIX, Suiza no poseía su propia bandera nacional. En el campo de batalla, los suizos solían llevar la bandera de su cantón natal. Sin embargo, desde la Batalla de Laupen en 1339, llevaban una cruz blanca en los vestidos como seña de identidad.

Durante el período de la República Helvética (1798-1803), Napoleón prohibió a los suizos llevar una cruz, obligándolos a llevar una bandera tricolor (verde, rojo y amarillo). Cuando la República Helvética se disolvió en 1803, los suizos volvieron a su cruz blanca que solían colocar encima de sus banderas cantonales.

En 1815, después de la caída de Napoleón, las tropas suizas llevaban un brazal rojo con una cruz blanca truncada. En los años sucesivos se introdujo poco a poco el uso de una bandera federal extraoficial. Esta bandera se utilizó sólo una vez en una guerra, en la guerra civil suiza (Sonderbund) de 1847. La guerra entre los defensores de los valores tradicionales y de la autonomía comunal por una parte y los modernistas y defensores de la centralización del Estado por otra. Con la victoria del partido liberal, la bandera suiza vino a ser un símbolo nacional oficioso.

Al incorporarse Suiza en Naciones Unidas en el 2002, los secretarios de actas de la ONU tuvieron que resolver un problema inusual: la bandera suiza es cuadrada, pero las reglas de la ONU prescriben que las banderas del cuartel general deben ser oblongas. Afortunadamente para Suiza, esta regla fue invalidada por otra que permite enarbolar toda bandera cuya superficie no exceda la de las banderas regulares.

La bandera nacional heredó su forma de las banderas cantonales que también eran cuadradas. La única bandera cuadrada del mundo, además de la suiza, es la del Vaticano que es probablemente una imitación del estandarte oficial de la Guardia Suiza del Papado.

La forma de la bandera suiza no está prescrita por ley, tampoco el tono del rojo del fondo. Sin embargo, la forma exacta de la cruz sí tiene sus medidas prescritas. Según un decreto de 1889, los brazos de la cruz tienen que tener la misma longitud, y además tienen que ser un sexto más largos que anchos.





El escudo de Suiza consiste en un campo rojo con una cruz griega blanca.